-

Wednesday, January 19, 2011

Viajar en El Tiempo Es Posible?


Si se quitasen los viajes en el tiempo de la literatura de ciencia ficción, el género sufriría una pérdida devastadora. Muchas de las mejoras historias de CF utilizan como parte de su argumento la posibilidad de viajar en el tiempo. Sin embargo, y a pesar de que las leyes de la física no se oponen a muchas de las ideas expuestas por los escritores, lo cierto es que los físicos están bastante lejos de concebir una maquina del tiempo.

Sin embargo, periódicamente nos enteramos que algún avance realizado por algún equipo de científicos nos acerca un poco más al día en que -por fin- podremos desplazarnos temporalmente de la misma manera que nos movemos a través de las tres dimensiones espaciales. Mientras que esperamos que algún científico loco construya el DeLorean que nos lleve al futuro, otros han puesto el ojo sobre un fenómeno de la física cuántica bien conocido: el entrelazamiento cuántico.

El entrelazamiento cuántico es el fenómeno que permite que dos o más partículas vinculen tan profundamente como para compartir la misma existencia. Como es de esperar, crear semejante vínculo trae aparejados algunos fenómenos muy poco usuales, que son más extraños aún cuando las partículas implicadas se separan lo suficiente. Por ejemplo, los cambios producidas en una de ellas -por ejemplo, al medir su posición- influyen inmediatamente en la otra. Esa influencia o acción a distancia se produce en un tiempo cero, sin importar la distancia que medie entre ambas partículas.  Esta aparente violación a aquel principio de que “nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz” que todos repetimos como loros todavía no ha sido cabalmente comprendido por los físicos.

Pero si la acción a distancia resulta extraña y difícil de comprender, lo que han descubierto Jay Olson y Ralph Timoteo en la Universidad de Queensland (Australia) es aún más extraño: parece que este tipo de enlace no solo se extiende a través del espacio, sino que también lo hace a través del tiempo. Estos físicos utilizan para explicar su teoría un modelo simplificado del universo, que solo posee una dimensión espacial y una temporal. Es fácil representar ese universo sobre un plano, en el que el  un plano en el que el eje X corresponde a la dimensión espacial y el eje Y  corresponde al tiempo. Si consideramos al presente como el centro de coordenadas de esta gráfica, el “futuro” -es decir, la región del espacio a la que podemos llegar a una velocidad inferior a la de la luz- es una cuña simétrica respecto al eje X. El “pasado” -la región del espacio en el que podríamos haber estado- es una imagen especular de esta cuña.

Por supuesto, esta teoría despierta muchas dudas entre los colegas de estos físicos. Tampoco está claro si el experimento descripto podría llevarse a cabo, aunque posiblemente sea posible ya que no difiere demasiado del tipo de teletransporte que se efectúa a diario en los laboratorios de todo el mundo. De hecho, Jay y Ralph aseguran que el entrelazamiento temporal es intercambiable directamente con la vieja “versión espacial” del fenómeno. Si están en lo cierto, sólo cuestión de tiempo antes de que alguien lo intente. ¿Funcionará? Puede que sí. Puede que no. Solo hay que esperar y ver que ocurre. Mientras tanto, seguimos soñando con dar un paseo en el DeLorean.

Fuente: generaccion.com

No comments:

Post a Comment